Leyendas del boxeo (I)

SULLIVANPor Rafael Segundo Pesquera R.

Amazonas, 20-09-2015.- Quienes desde muy niños hemos estado ligados al mundo del Boxeo, no hemos dejado de estudiar e investigar este mundo deportivo lleno de pasiones, historias y anécdotas, que desde sus inicios los medios de comunicación le dieron una gran importancia a pesar de las continuas persecuciones y ataques para que no se consumara su consolidación como deporte.
Comenzar a escribir sobre los inicios del boxeo y su proyección contemporánea nos llevaría muchas páginas y quizás no nos alcanzaría el tiempo para desarrollar el tema, sin embargo a lo largo del trajinar existen nombres que representan parte de su historia y se convirtieron en leyendas en cada etapa del mundo de Fistiana.
En los inicios del boxeo eran los pesos pesados quienes llamaban la atención del público y es allí donde comenzaremos a escudriñar algunas historias de estos personajes del pasado que sembraron al boxeo como una especie de fiebre que aún permanece en quienes ven este deporte como la gran demostración de agilidad, fuerza, decisión, dominio, destreza mental y coraje del hombre.
La historia del Boxeo como disciplina deportiva se remonta a los griegos, quienes en sus históricos juegos incluían el pugilato, que era una de las más llamativas disciplinas durante la primera centuria de la era cristiana. Cuando el imperio Romano alcanza su apogeo militar y político, el boxeo entra también en una fase de desarrollo.
Los luchadores romanos no se cubrían los puños, como los griegos, con bandas de cuero para proteger tanto los puños como al rival, sino que usaban el cestus, una especie de guantes largos, cubiertos de botones puntiagudos de hierro o bronce, con lo cual el combate era verdaderamente sangriento.
Cuando cae el emperador de Roma, el boxeo corre idéntica suerte. Los espectáculos resultan excesivamente costosos y, además, al adquirir la Iglesia un papel más preponderante, se erradica la práctica, ya que ésta no ve el boxeo con buenos ojos. Es por esto, que esta práctica deportiva deja de existir por muchos años, incluso como espectáculo público.
En la Edad Media los nobles prefieren la espada a los puños. Los primeros datos de una pelea de boxeo en los tiempos modernos, se ubica en Inglaterra en 1681 cuando el Duque de Albermarle organizó un combate entre su mayordomo y su carnicero, evento al que invitó a los primeros aficionados y apostadores.
A principios del siglo XVIII, el boxeo ya es un deporte popular en Londres y en algunas ciudades inglesas donde se luchaba por dinero y los espectadores hacían apuestas, pero aún se seguía peleando sin guantes. En 1719, un tal James Figg, natural de Oxforshire, es reconocido como campeón de Inglaterra. Sin embargo, en esta época, más que combates eran riñas. Los púgiles, además de pelear sin guantes, utilizaban también las manos abiertas.
Se empieza, por ello, a tomar conciencia de la necesidad de reglamentar este deporte. Y en este sentido juega un papel importantísimo la figura de Jack Broughton, campeón durante 16 años, que revolucionó el boxeo transformándolo de poco menos que una carnicería, en un reglamentado encuentro deportivo entre dos hombres. Su reglamento fue publicado en 1743 y tuvo vigencia durante cien años. Posteriormente con el pasar de los años se crearon más medidas de protección, así como se multiplicaron los títulos por peso que existían originalmente, estableciéndose hoy en día una cantidad absurda de títulos y campeones que rotan continuamente, logrando ver muy pocas figuras respetables.

KILRAIN
Escoger las historias biográficas de muchos de estos campeones no es tarea fácil pero nos permitirá conocer algunas de las figuras que sobresalieron en este deporte viril: en aquellos pesos originales del reglamento: Mosca (hasta 112 libras,50,8 Kg), Gallo (hasta 118 libras,53,5kg), Pluma (hasta 126 libras,57,1 kg), Ligero, hasta 135 libras,61,2 kg), Welter (hasta 147 libras,66,6 kg). Medio (hasta 160 libras,72,5 kg), semipesado (hasta 175 libras,79,3 kg) y pesado (Más de 200 libras.90,7 kg) – El campeón era reconocido por aclamación pública. Eran un luchador que había conseguido unas victorias notables sobre otros competidores.
Los historiadores y las organizaciones boxísticas toman como punto de partida la clasificación de campeones reconocidos a partir el 29 de agosto de1885 cuando John Lawrence Sullivan se titula campeón de los pesados al vencer a Paddy Ryan, un boxeador irlandés que llegó a ser el campeón mundial de los pesos pesados desde mayo de 1880 cuando le ganó el título a Joe Goss hasta el 7 de febrero de 1882 cuando perdió contra John Lawren Sullivan; reconocido como el primer campeón de peso pesado de boxeo con guantes del 7 de febrero de 1882 a 1892, y es generalmente reconocido como el campeón de peso pesado de boxeo a puño limpio en las Reglas de llamada London Prize. Fue el primer norteamericano héroe deportivo para convertirse en una celebridad nacional y el primer atleta estadounidense en ganar más de un millón de dólares. Fue el último de los campeones de los pesos pesados, después de Juan Gelhorn, con manos desnudas y el primero de los campeones con guantes.

ORGANIZACIONES PRIMARIASPESOS Y CATEGORIASFuente: Fundación Wikimedia, Inc, www.efdeportes.com, deportes.terra.com, www.historiadelboxeo.com, L Boxeo Historia Universal.

Un comentario sobre «Leyendas del boxeo (I)»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.