La historia del boxeo: Poder Y Pugilato

PARTE 7/10

Por: Dr. Arnoldo J. Loaiza G. PhD

Maracaibo/Hot Boxing/05-05-2019.- Prosiguiendo con la saga titulada “La historia del boxeo: poder y pugilato”, la cual tiene como propósito analizar el acercamiento que algunos líderes y gobernantes tuvieron hacia ciertos boxeadores famosos con el fin de aprovechar su popularidad, para arrastrar a las masas y mejorar su posicionamiento político. Hasta el momento se han realizado seis entregas, entre las que cuentan; la cercanía que tuvo Adolfo Hitler con Max Schmeling en Alemania, Benito Mussolini hacia Primo Carnera en Italia, Juan Domingo Perón con Pascual Pérez en Argentina, La Nación Islámica, Robert Kennedy, Jimmy Carter, Ronald Reagan con Cassius Clay. Muhammad Ali en los Estados Unidos, Omar Torrijos con Roberto “Mano de Piedra” Durán en Panamá y Fidel Castro con Teófilo Stevenson, correspondiéndole el turno esta vez a Anastasio Somoza, Edén Pastora y Daniel Ortega con Alexis Argüello en Nicaragua.

NACIMIENTO, INFANCIA, ADOLESCENCIA Y JUVENTUD
Andrés Alexis Argüello Bohórquez nació el 19 de abril de 1952, en un barrio con reputación de bravo llamado Monseñor Lezcano, en Managua, Nicaragua. Fue el cuarto de ocho hijos que tuvieron sus padres Zoila Bohórquez y Guillermo Argüello, quien se desempeñaba como zapatero. De ese trabajo, su padre le daba diariamente diez córdobas a su madre para que toda la familia hiciera las tres comidas diarias, lo que motivaba al pequeño y flaco Alexis para agarrar su honda y salir en la búsqueda de iguanas y garrobos para completar la comida en casa.

Dada la precaria situación económica familiar, a muy temprana edad decidió salir de su hogar para trabajar. Se dedicó a ser aprendiz de zapatero, pintaba carros, entre otras cosas. A la edad de 14 años, con la ayuda de un amigo, aunque otras voces afirman que fue un tío, emigró hasta Ontario en la búsqueda del sueño americano. En esa ciudad limpiaba baños y trabajó como portero en un restaurante de especialidades chinas. Meses más tarde regresó a su tierra, con algunos dólares ahorrados, con más músculos formados debido al trabajo manual que le tocó desempeñar y con un tatuaje en su cuerpo con una banderita de Canadá y una frase en lenguaje chino. Alexis, formó parte del estereotipo del muchacho pobre que se hizo boxeador para posteriormente triunfar en el cuadrilátero.

EL DESCUBRIMIENTO Y LA ILUSIÓN
Por azares del destino, su hermana mayor Marina, compartió vida de pareja con el reconocido boxeador nicaragüense Eduardo “El Ratón” Mojica, quien afirmaba que Alexis siendo un niño le atrajo su atención por su manera de desenvolverse y resolver las peleas callejeras en el barrio donde habitaba. De adolescente, Alexis era alto, flaco, alegre, manejaba una bicicleta destartalada, no le interesaba el boxeo. Prefería el béisbol, el billar o competir para ver quien se montaba más rápido en una motocicleta. De muchacho se comportaba intrépido, activo y ambicioso. Le agradaba todo lo bueno y sentía deseos de superarse para salir del mundo de la pobreza. En su entorno, familiares y amigos del barrio nunca pensaron que sería boxeador.

Cuando tenía 15 años de edad, “El Ratón” Mojica comenzó a influenciarlo para integrarlo en el mundo del pugilato. A ésta iniciativa le ayudó el prestigio que éste tenía en ese deporte. Su cuñado, “El Ratón” Mojica, durante sus inicios en el boxeo aficionado, decidió enseñarle los trucos del oficio que lo convirtió en una leyenda, confiado en que Alexis llegaría lejos, ya que según su opinión; pegaba, tenía resistencia y le gustaba aprender.

Durante su edad escolar, Alexis quería ser abogado, sin embargo la necesidad económica lo empujó a cambiar su vocación, por el boxeo. Llegó un momento en que a Alexis le apasionó tanto éste deporte, que decidió cambiar las paredes de la escuela por el ring. Para ese entonces, solo llegó hasta primer año del liceo.

PASOS EN EL BOXEO AMATEUR
Alexis, con 16 años de edad, inició un breve recorrido por el boxeo amateur allá por el año 1968, deporte que lo encumbró hasta la inmortalidad. Realizó un total de 42 combates, ganó 33 peleas por la vía del nocaut, y triunfó 9 veces por decisión. Dio el salto en calidad de invicto al boxeo profesional.

SUS INICIOS EN EL BOXEO PROFESIONAL
Durante el año 1968, con apenas 16 años de edad, Argüello hizo un pre debut en León, le pagaron 100 córdobas para pelear contra Omar Amaya, contra quien perdió. Para ese combate acudió sin condiciones físicas para boxear, debido a que no se había preparado. Su madre al enterarse de la situación, le dio una lección de vida, explicándole que el dinero no lo era todo y que el orgullo estaba por encima de éste.

Debutó formalmente como boxeador profesional el 15 de febrero de 1969, peleando contra su compatriota Israel Medina, obteniendo un triunfo por la vía del nocaut en el primer round. Esta vez el orgullo inculcado por su madre le había ayudado en su preparación técnica y física. Durante los dos primeros años de su carrera en el mundo del pugilato rentado, solo era contratado de relleno, se dedicaba a boxear en las peleas preliminares organizadas en su natal Nicaragua.

Su primer entrenador oficial, aparte del “Ratón” Mojica, con quien inició, fue Miguel Ángel Rivas, mejor conocido como Kid Pambelé. Este personaje lo inspiró y lo llevó a soñar, expresándole que tenía madera para ser campeón mundial. Despertando en él, ánimo y curiosidad. El abogado Eduardo Román, fue su manager, su candil y brújula durante toda su carrera boxística profesional. Fuera del ring, fue su amigo íntimo y confidente hasta la muerte.

Su oportunidad estelar le tocó en septiembre del año 1970, en lo que fue su primer combate internacional. “El Ratón” Mojica le había buscado ese chance para presentarse en un programa de boxeo montado en Costa Rica en el Gimnasio Nacional de San José. Durante esa velada, “El Ratón” Mojica, se enfrentó al panameño Adolfo Osses, mientras que “El Flaco”, afrontó al Costarricense Marcelino Beckles, y no se vislumbraba como un contendor de cuidado.

No obstante todo, por ironías del destino, esa noche, “El Ratón” Mojica perdió el combate, mientras que el novato Alexis, le ganó a Beckles, noqueándole técnicamente en el octavo round. A partir de ese momento, Argüello comenzó a llamar la atención de la prensa deportiva, que seguiría sus pasos durante toda su vida.

LA PRIMERA OCASIÓN PARA CORONARSE CAMPEÓN
El sábado 16 de febrero del año 1974, con 21 años de edad y con una treintena de peleas realizadas, casi todas en Managua, Argüello se enfrentó como retador contra el panameño Ernesto “El Ñato” Marcel, por el título pluma de la Asociación Mundial de Boxeo AMB, en Panamá, aspirando a ser el primer púgil en ganar una corona para su país. Los fanáticos nicaragüenses lo respaldaron hasta tal punto, que para ese combate había tantos paisanos suyos en Ciudad de Panamá, que parecía que se caminaba por una avenida de Managua. Seguros del triunfo de su pupilo, quien en 32 combates previos había despachado a 25 oponentes por la vía de la anestesia, los legionarios de creyentes nicas invirtieron miles de dólares apostando a su coterráneo en las casas de juego panameñas y en el propio recinto donde se escenificó el combate. Ese sábado, aquellos que no pudieron viajar a Panamá, no salieron a la calle. Los fanáticos prefirieron quedarse en sus casas, rodeando los radios y las pantallas de los televisores con alto volumen para presenciar el gran combate esperado.

La decisión final de la pelea fue a favor del panameño “El Ñato” Marcel, siendo ese el primer día más triste que la fanaticada del boxeo nicaragüense haya experimentado, teniendo como protagonista principal a su admirado Alexis, quien no pudo graduarse de campeón. En la esquina del ring, en el Gimnasio Nuevo Panamá, el aspirante a convertirse en el número uno, lloró su derrota con lágrimas de sangre. Agachó su cabeza, cerró sus ojos, frunció los labios comportándose como un muchacho recién caído. Infelizmente durante esa velada se le había escapado de sus manos la primera oportunidad para convertirse en campeón mundial de boxeo. Antes de bajar del ring, Alexis se dirigió a su afición diciendo con voz entrecortada, “Viva Nicaragua”.

El exceso de confianza hizo que durante esa noche, los apostadores nicaragüenses perdieran miles de dólares. En paralelo a lo que los nicas vivían en Panamá, a raíz de ese acontecimiento deportivo, las calles de Managua parecían “un gran cementerio”. La fanaticada se quedó con la pólvora guardada e incrédulos expresaban sus caras desconsoladas.

Pocas horas después de esa amarga experiencia, ya en privado, con la siempre oportuna y grata compañía de su amigo inseparable de toda la vida Donald Rodríguez, Alexis prolongó su llanto durante un rato más en el hotel que les albergaba. Luego, sintió deseos de cumplir con un rito que realizaba en su intimidad al finalizar cada combate, fumarse un cigarro compartido con Donald. Como ninguno de los dos tenía cigarrillos, Alexis sugirió la idea de ir hasta el ascensor del hotel, hurgaron entre las hendijas de la plataforma y finalmente encontraron una colilla que aún tenía tabaco por quemar, la encendieron, cumplieron con el ritual y subieron de nuevo a la habitación, conversaron hasta que salió el sol, mientras Alexis no paraba de repetir, “Yo voy a ser campeón mundial”.

En Nicaragua, al día siguiente la prensa tituló con letras gigantes; “ALEXIS CAMPEÓN, PERO TODAVÍA NO”. Después de esa estrepitosa caída, los fanáticos nicaragüenses no se amilanaron, estaban más optimistas que nunca y fueron a recibirlo al aeropuerto de Managua, como si hubiera ganado la corona mundial. Alexis, era todo un caballero, en medio de la algarabía del recibimiento demostró su vergüenza deportiva, apenado, pidió disculpas por no haber traído el título mundial a Nicaragua, sentía que su obligación era ganar.

ESTILO DE BOXEO
Argüello, media 1.78 de altura, bastante alto para su categoría. Boxeaba con guardia derecha, con ambos brazos bien en alto resguardando su cara y sus largos brazos servían de escudo protector a su pecho. Exhibía movimientos claros y pendulares, lanzaba golpes en recto con extrema rapidez, precisión y potencia. Provocaba la confrontación con sus adversarios, asumía riesgos en la zona de definición y demostraba gran dominio para rematar.

LOS TRES CAMPEONATOS MUNDIALES OBTENIDOS
Argüello, fue uno de los pocos y selectos boxeadores profesionales en lograr triple coronarse en el deporte de las 16 cuerdas. Nueve meses después de la estridente derrota ante “El Ñato” Marcel, el 23 de noviembre de 1974, contando con 22 años de edad, se enfrentó como retador por el título pluma contra el mexicano Rubén “El Púas” Olivares, quien tenía un récord acumulado de 83 combates realizados, 78 victorias, 4 derrotas y 1 empate. El careo se realizó en el Fórum, Inglewood, en Los Ángeles, California.

Durante el combate, “El Púas” Olivares, le llevaba una amplia ventaja en las papeletas a Argüello, sin embargo, el nica logró voltear el resultado noqueándolo en el round número 13, alcanzando el campeonato de las 126 libras. Por fin Nicaragua tenía un primer campeón del mundo. A raíz de ese combate, tiempo después, el cronista deportivo nicaragüense Edgar Tijerino, escribió un libro dedicado a Alexis, titulado; “Los mariachis callaron”, donde relata las principales vivencias y anécdotas en torno a esa sensacional pelea que le brindó a Nicaragua su primer campeón mundial.

Posteriormente realizó 4 defensas exitosas en esa división, eliminando a todos sus rivales por la vía del nocaut, enfrentando boxeadores de talla mundial, entre los que se encontraban; el japonés Royal Kobayashi y el venezolano Leonel Hernández, entre otros. Por problemas con el peso, dejó el título invicto para saltar a otra categoría. Aspiraba a más.

Cuando Alexis se coronó campeón mundial, su círculo de allegados le aconsejó proseguir sus estudios de bachillerato, les hizo caso y los retomó. Finalmente los profesores, entre empujones contra las cuerdas, jabs de cuadernos y lápiz, ganchos de libros, uppercauts de exámenes y compás, lo graduaron de bachiller.

La carrera de Argüello tomó un sendero en ascenso hacia la fama, el público lo admiraba debido a su estilo para boxear. En ese contexto, el cronista deportivo, Edgar Tijerino, quien le acompañó en numerosas peleas y escribió varios libros acerca de su trayectoria boxística, lo bautizó deportivamente como “El Flaco Explosivo”. También se le conoció como “El Rey del boxeo nicaragüense” y/o “el Caballero del Ring”, por el trato digno que le brindaba a sus oponentes dentro y fuera del ensogado. En una oportunidad lo entrevistaron periodistas del diario El Nacional de Caracas y esto fue lo que dijo: “Sé que mi boxeo es destructivo, pero me preocupo por mis rivales. Estoy en el mismo negocio y nunca se me olvida eso”.

El 28 de enero de 1978, con 26 años de edad, incursionó en el peso ligero Junior, retando y obteniendo su segunda corona, al arrebatarle el título del Consejo Mundial de Boxeo CMB, por nocaut técnico al boricua Alfredo “El Salsero” Escalera, quien traía un palmarés de 49 peleas realizadas, 40 victorias, 7 derrotas y 2 empates. Para no dejar dudas acerca de su estatus de campeón, derrotó a Escalera en su propio patio, en combate escenificado en el Estadio Juan Ramón Loubriel, en Bayamón, Puerto Rico.

Ese título mundial obtenido, lo defendió con éxito hasta en 8 oportunidades, logrando 5 nocauts, entre los que se suma otra victoria sobre Alfredo Escalera durante una pelea por la revancha en el Sports Palace, en Rímini, Italia. En esta división, también dejó el título en calidad de invicto, despachando en el camino a púgiles de la talla de Rafael “Bazooca” Limón, entre otros. Posteriormente protagonizó varios combates en esa división, sin embargo, seguía confrontando problemas con la balanza, por lo que de nuevo decidió saltar hacia otra categoría.

El sábado 20 de junio de 1981, Argüello, a los 29 años de edad, alcanzó el tercer título del peso ligero del Consejo Mundial de Boxeo CMB, retando al escocés Jim Watt, derrotándolo por decisión unánime. El céltico, traía un palmarés de 45 peleas realizadas, 38 victorias y 7 derrotas. El evento se realizó en el Empire Pool, en Wembley, Londres. Posteriormente defendió exitosamente el cinturón 4 veces seguidas, logrando 4 victorias al hilo por nocaut. Entre los triunfos obtenidos, incluye uno por la vía rápida, nada más y nada menos que contra Ray “Boom Boom” Mancini, quien para la fecha contaba con 20 años de edad. Con la balanza siempre en aumento, decidió incursionar en una nueva categoría.

¿CODICIA, SOBERBIA O EL CAMINO NATURAL DE UN CAMPEÓN?

Por lo que se refiere al salto de Argüello a la división walter junior, algunos consideraron que fue producto de la codicia, para otros fue la soberbia de pretender estar por encima de Dios, sin embargo; posiblemente lo que hizo fue seguir el camino natural de un campeón que tenía todo un sendero aún por recorrer. Tal vez, se creció por el exceso de confianza atesorada, ya que venía de triunfar dando saltos seguidos de categoría en categoría, con un total de 3 fajas mundiales ceñidas a su cintura, 22 peleas titulares, 16 defensas y la bicoca de 8 años invicto. Piedra a piedra, ya había construido una leyenda en el presente, pero quería continuar haciendo historia. Cualquiera con esa trayectoria deportiva tendría suficiente argumento para creer en sí mismo y aspirar a más. Sumado al comentario anterior, existe otra justificación que no se puede obviar, la balanza lo empujaba hacia otro peso y se creía con suficientes condiciones para lograrlo, comparado con otros boxeadores que como él, hicieron historia, con el doble de años en el ring, y menos condiciones pugilísticas.

Justo durante la época en que Argüello decide incursionar en la división welter junior, reinaba un campeón con el peso natural de esa categoría llamado Aaron Pryor, a quien apodaban “El Halcón de Cincinnati”. Pryor, no era un cualquiera en el ring, le consideraban un peleador callejero con instinto de asesino. En su transitar por el boxeo amateur, venía de ganarle a “La Cobra” Thomas Hearns y en el boxeo rentado había noqueado a Antonio Cervantes “Kid Pambelé”, en diciembre de 1980. Argüello y sus manejadores no midieron las consecuencias de retar a Pryor, con apenas un combate en ese nuevo peso, donde no tuvo el tiempo suficiente para calibrar el toma y dame, en una división superior. No es lo mismo bajar de categoría, dar y recibir golpes, que subir de división y asumir de buenas a primeras un compromiso de clase mundial.

El día 12 de noviembre de 1982, Argüello con 30 años de edad, aspiró conseguir una cuarta corona, ésta vez disputó su primera pelea como retador por el campeonato mundial en la división welter junior de la Asociación Mundial de Boxeo AMB, contra el invicto en 31 combates realizados, el estadounidense Aaron Pryor, de 27 años, en el Orange Bowl de Miami, ante 23.800 espectadores, con una transmisión televisiva en vivo y en directo por la cadena HBO para todo el mundo. Argüello destacaba por ser más técnico, mientras que Pryor, era el chico malo de la calle.

En la previa de ese combate, Angelo Dundee, el famoso entrenador de Muhammad Ali, anticipó el siguiente comentario: “Si Alexis no se deshace temprano de Pryor, se va a meter en dificultades. Lo conocemos y sabemos que puede noquear en el último minuto, pero Pryor lo va a exigir al máximo y Argüello todavía no ha soportado golpes tan potentes y tan repetidos”.

Desde el mismo sonar de la campana, durante el primer round, ambos gladiadores salieron dispuestos a ganar, dando el todo por el todo. Se fajaron en un feroz intercambio, donde no se permitieron tiempo para el estudio de rutina. Al inicio del combate, Pryor se impuso empleando constantemente su jab, demostrando un rápido movimiento de cintura para pasar el jab y la mano derecha del retador, sumado a un formidable juego de piernas, que por ocasiones hacia lucir estático a Argüello, quien de vez en cuando lograba meter su recto poderoso de derecha. Desde el inicio se presagiaba que el combate sería electrizante, así transcurría la pelea.

Con el pasar del round 5to en Arguello se evidenciaba una preocupante cortada a la altura de una de sus cejas. Mientras tanto, los movimientos de Pryor, continuaban mostrándolo muy lento. En varios momentos Argüello insistió y logró colocar su recia derecha, seguida de una asombrosa capacidad de asimilación por parte del campeón, quien parecía no sentir dolor.

En el desarrollo del 9no asalto, Argüello tronó una terrible y certera derecha en la humanidad de Pryor, que lo puso muy mal, tambaleante, quitándole resistencia y velocidad en su desempeño. Esto fue aprovechado por el nicaragüense para proseguir colocando puños efectivos en su humanidad, sumando puntos en las papeletas.

Durante el progreso del asalto 13, el nica logró sacar ventaja con sus golpes efectivos, logrando penetrar la guardia de Pryor con una estremecedora derecha, por instantes parecía que Pryor se desplomaría, pero no fue así. Al sonar la campana un Pryor maltrecho, al borde del nocaut, acudió extenuado a su esquina, vislumbrando lo que parecía la postrimería del combate. En el transcurrir del minuto de descanso, su second, el estadounidense Carlos “Panamá” Lewis, mientras le suministraba a su pupilo las atenciones necesarias, desde la parte alta del ring, se comunicó con la parte baja de la esquina, solicitando que le pasaran “la botella”, el second enseguida le entregó un frasco equivocado de contenido, mientras Panamá Lewis le decía; “No, de esa botella no, de la otra, de la que yo preparé”. Esa conversación quedó registrada para la historia tomada de los micrófonos de HBO, llenando de desconfianza a muchos fanáticos que seguían el combate.

En esos breves instantes, a Pryor le suministraron una extraña sustancia contenida en “el frasquito” y salió para el round 14, eléctrico, con mucho brío, recobrando fuerzas y lanzando sus manos sin parar. En poco tiempo logró colocar al retador contra las cuerdas, quien se mostraba de pie, con la guardia desdibujada y pasivo ante la avalancha de golpes recibida. Debido a esta actitud de indefensión, pasados un minuto y seis segundos, el referí, por protección, decidió detener el combate, resultando ganador Pryor, con un impensable nocaut técnico a su favor sobre Argüello.

Luego, Pryor se bajó del ring apresuradamente y junto con los miembros de su esquina, salieron de prisa del coliseo. El boxeador no se presentó delante de la Comisión de Boxeo como es habitual para tomar la muestra para la prueba antidoping, reapareciendo días más tarde, sin dar explicaciones ante las autoridades deportivas acerca de lo sucedido.

Como era de esperar, la esquina de Argüello, encabezada por su manager Eduardo Román, puso la pelea bajo protesta, pidiendo también revisar los videos donde se observó claramente que durante cada descanso la esquina de Pryor, le suministraba una sustancia extraña para inhalar. Ante esta solicitud, la Comisión de Boxeo encargada de supervisar el combate, se negó. Esta serie de acontecimientos provocaron que al año siguiente, con la finalidad de tapar el asunto, se diera la revancha entre ambos púgiles.

Es oportuno destacar para conocimiento de la fanaticada del boxeo, que luego de éste combate, “Panamá” Lewis, el entrenador de Pryor, cumplió condena en una cárcel y le fue suspendida su licencia como entrenador, al ser hallado culpable por un tribunal de manipular los guantes de Luis Resto contra su rival “Irish” Billy Collins, en el año 1983, sacándole parte de su contenido interior y colocando yeso en sus vendas para ser empleadas como manopla. A raíz de ese incidente, Collins tuvo que poner final a su carrera deportiva debido a las lesiones acumuladas durante esa pelea. Entre otras cosas, perdió facultades en su visión.

Luego de éste comentario, caben las siguientes preguntas: ¿”Panamá” Lewis usó alguna sustancia prohibida durante ese combate entre Argüello y Pryor? ¿Qué le daba para inhalar a Pryor entre cada descanso? ¿Por qué motivo no tomó la primera botella y solicitó la otra, “la que él había preparado”? ¿Qué contenía la famosa botella con la cinta negra? ¿Por qué abandonaron el ring apresuradamente Pryor y su equipo? ¿Por qué comparecieron en escena días después del combate? ¿Por qué nunca dieron explicaciones? ¿Por qué la Comisión de Boxeo no consideró la protesta interpuesta por el equipo de Argüello?

Durante esa pelea, Argüello logró impactar con contundencia en numerosas ocasiones la humanidad de Pryor, quien parecía hecho de acero. Los golpes del nicaragüense llevaban el poder destructivo de la dinamita, capaz de tumbar a cualquier rival, sin embargo, “El Halcón de Cincinnati”, ni se tambaleaba. Al respecto cabe la pregunta: ¿Será que Pryor boxeó drogado durante esa noche? ¿O tal vez prevaleció el recién salto de división del nica?

Posterior a éste incidente, Argüello realizó dos peleas más en esa categoría y el 9 de septiembre de 1983, recibió la oportunidad de la revancha para optar por el título welter junior de la Asociación Mundial de Boxeo AMB, retando nuevamente a Pryor, perdiendo esa vez con un indiscutible nocaut fulminante, en el Caesars Palace, Outdoor Arena, Las Vegas, eclipsando la oportunidad de ceñirse la corona por cuarta vez consecutiva. 

Producto de las dos peleas realizadas con Pryor, Argüello acumuló suficiente fortuna para tener una vida de retiro cómodo, además gozaba de una entrada económica extra al ganarse un contrato para ser la imagen de la cerveza Miller Lite en los Estados Unidos. Finalmente realizó cuatro combates más y se retiró del boxeo en el año 1995.

PERSONAJE CON TALENTO

Alexis era un hombre talentoso no solamente en el cuadrilátero, sino también en lo artístico. Su consagración boxística universal le permitió convertirse en un personaje celebre, y como tal se relacionaba con otras celebridades. Tuvo su exitoso momento actoral, invitado a participar en cinco largometrajes y en la serie televisiva más representativa de los años 80’ Miami Vice. También grabó en exclusivo un disco pequeño con la canción titulada “Palmeritas”.

EL OCASO DEL CAMPEÓN

Durante el año 1979, estando los sandinistas en el poder político de Nicaragua, tildaron a Alexis de somocista, motivo por el cual fue juzgado, condenado y le fueron confiscados en su patria todos sus bienes materiales obtenidos producto del fuerte trabajo y una exitosa carrera en el ring. Nada les debía a los sandinistas, quienes en una actitud rapaz se apoderaron de sus propiedades; dos casas en Las Colinas, la casa de su madre, un gimnasio, dinero en los bancos, dos vehículos; un Mercedes Benz y un BMW, una casa rodante y una lancha de lujo. A raíz de esa situación, Argüello se vio obligado a exiliarse en Miami, se distanció forzadamente de sus hijos, quienes le visitaban esporádicamente solo cuando el régimen sandinista les otorgaba permiso de vez en cuando, afectando notablemente al círculo familiar.

Al inicio de los años 80’, Alexis penetró en un oscuro laberinto donde convivió con los espectros de la derrota, la depresión, el alcohol y la droga, su rival más fuerte ante el cual bajó la guardia. Durante la década de los años 80’, cayó su reinado bajo los puños de Aaron Pryor, iniciando así el ciclo de su decadencia pugilística, lo cual precipitó su estado depresivo, llegando a arrastrar con su sentimiento a parte de sus amigos y la fanaticada que le seguía, los cuales no podían evitar abrigar un profundo dolor por aquello que le acontecía al campeón.

Alexis relata que era un hombre muy disciplinado en su carrera. Llegó el momento en donde se retiró y no tenía nada que hacer, por ese motivo buscó el alcohol y las drogas como un escape. Recalca que la depresión que sufrió luego de las peleas contra Pryor fue el motivo que lo llevó al «mundo de la droga», llegando a un punto de experimentar una gran inestabilidad personal.

Luego de perder el segundo combate contra Aaron Pryor, Alexis se fue a Londres y se pegó “la primera borrachera”, en el local nocturno llamado Underground, con la compañía del cantante inglés Tom Jones. Expresó que durante esa noche tomó vino y al día siguiente amaneció temblando y con resaca. Confundido, se trasladó durante dos meses a Europa, dedicándose a vagar y a beber en exceso. En ese ambiente, consiguió un empleo en uno de los casinos de Donald Trump, lugar propicio para tropezarse frecuentemente con el licor.

Su papel en ese casino consistía en organizar fiestas para jugadores adinerados. A él le daban una lista y los convocaba para montar las parrandas en los mejores hoteles de Brasil, Canadá y Londres, entre otros sitios. Alexis funcionaba como el imán que los atraía por su fama. Era su anfitrión. Relata que durante esos fiestones, se sentaban apostadores que para una sola jugada, sobre la mesa se daban el lujo de colocar hasta dos millones de dólares. En ese ambiente perduró por espacio de 5 años consecutivos. En esa época, su ego confuso le imponía salir con una nueva conquista femenina de esas celebraciones. Las borracheras eran semanales, incluyendo también algunas veces el consumo de cocaína. Alexis dice no arrepentirse de nada de lo vivido en el mundo del espectáculo, porque realmente lo disfrutó.

En el ambiente de las drogas entró de lleno después de retirarse del ring, de la mano de un amigo que cierto día lo visitó en su casa, le propuso y él aceptó. Argüello pensó que como estaba retirado, siendo famoso y con dinero, necesitaba divertirse en una discoteca de viernes a domingo. En ese contexto combinaba alcohol y drogas.

La depresión de Alexis se acentuó al pretender llevar el estatus de vida de cuando era campeón. Mantenía compromisos con sus amistades celebres y quería seguir llevando el mismo tenor de vida de otrora. Tenía un yate en el cual se derrochaba hasta 5 mil dólares mensuales solo en su mantenimiento y un costoso apartamento en el exclusivo edificio “Cuatro Embajadores” en Miami. Se gastaba más plata de lo que podía generar y siempre necesitaba más dinero. Alexis fue un malgastador, jamás ahorró un centavo.

A comienzo de los años noventa, con la llegada de Violeta Barrios de Chamorro a la presidencia de Nicaragua, los sandinistas fueron desplazados democráticamente del poder, Argüello regresó a su tierra natal con dos cargas demasiado pesadas, la ruina económica y sus adicciones complejas de superar, no obstante, su amigo Donald Rodríguez le apoyó, acondicionándole en su casa un cuarto para albergarlo. Durante los primeros días de su estadía en su nuevo hogar, contrajo un fuerte catarro y la gente se alarmó al observarlo tan decaído. Muchas personas deseaban verlo y tener una cita con el tricampeón.

En ese contexto, Alexis se propuso dos objetivos; recuperar sus bienes confiscados por el Frente Sandinista para la Liberación Nacional FSLN y curarse de sus vicios. En cuanto a la primera meta, apenas pudo rescatar una casa, por lo que el gobierno de turno, le otorgó varios locales en un centro comercial, con el propósito de resarcirlo.

Por lo referente a sus adicciones, Alexis, llegó a un punto extremo de abandono personal, que se convirtió en un indigente, era una piltrafa humana; dormía en las calles, no se bañaba, deambulaba en chancletas de hule con sus pies llenos de barro, en pantalones cortos mugrientos, andaba barbudo, con largas y sucias uñas, apenas se mal alimentaba, constantemente acudía a la práctica del empeño, en bares y clubes de la ciudad, donde contraía deudas para mantener sus vicios que lo superaban. Visitaba tugurios de mala muerte en los barrios más violentos y peligrosos de Managua. Afortunadamente, durante esa época jamás tuvo algún percance serio, porque la gente en la calle lo conocía y apreciaba. Le tenían compasión al verlo en ese estado.

Dora, su hija mayor, relata que ella sabía cuándo su padre se pasaba de consumo de drogas, porque se le resecaban los labios al no producir saliva, demostraba dificultades en el habla, porque se le entumecía la boca y se la mantenía con los ojos hundidos producto del insomnio.

Ella, también refiere que su padre atravesó momentos de paranoia. Por instantes no deseaba la compañía de nadie y echaba a las visitas de su casa ya recuperada en Las Colinas. Algunas veces “escondía paquetitos de cocaína detrás del inodoro y en las canaletas de las persianas”. Llegó un momento muy conmovedor en su vida, cuando comenzó a escuchar voces. Cierto día, Alexis estaba recostado en su cuarto, de repente oyó voces que salían desde el interior del armario y le decían: “que viniera y abrieran la puerta”, por lo que sintió pánico y escapó, montándose en su jeep azul, lo encendió, arrancó y se estrelló contra una pared cercana a su residencia. Algunos testigos presenciales observaron cuando éste se bajó del vehículo y salió en carrera, vestido de camiseta y ropa interior. Posteriormente Argüello relató, que en ese momento él no vio un muro, sino un abismo por el que se lanzaría.

Alexis, en más de una ocasión pensó el suicidio como opción para salir de su intrincado laberinto. Algunas veces fantaseó hacerlo con cuchillos y en otras ocasiones con pistolas. En varias oportunidades le confió a su amigo Donald Rodríguez, que se quería matar. Éste le respondía, “pues mataaaate”. Alexis reventaba en risa y le decía; “¡Creés que soy pendejo yo, qué me voy a matar!”.

En Managua, ingresó por medio de Pedro, Donald y un vecino del barrio Monseñor Lezcano a quien llamaban “Cabezón”, a un instituto de rehabilitación natural llamado Hogar de Rehabilitación del Adicto, Hodera, auspiciado por la Iglesia Católica, ubicado en San Marcos, Carazo, con un estilo de funcionamiento muy parecido a Alcohólicos Anónimos. No había personal especializado y los afectados se rescataban ayudándose precariamente unos con otros, haciendo especie de terapia de choque, la cual consistía, entre otras cosas en proferir insultos amplificados como; “eres un drogadicto”, “eres un acabado”, con la finalidad de desmontar el ego y la creencia de que la droga otorga poder. Dora, la hija de Alexis comentó, que con su padre, la terapia de choque debía ser más aguda, tratándose de un triple campeón mundial de boxeo.

Durante su reclusión en ese centro, sus amigos y familiares lo visitaban los domingos. Algunos llevaban comida hecha y juntos hacían un inmenso pic nic. Pasó el tiempo y Alexis “pagó su condena” en ese lugar. En ese espacio permaneció voluntariamente por aproximadamente 75 días, y al salir de ese sitio, no reincidió más durante cuatro años. Luego, más adelante, con el pasar del tiempo, tuvo varias recaídas.

Posteriormente entró a la política ocupando el cargo de vicealcalde, procediendo la gente del gobierno y del FSLN a rehabilitarlo a su manera. Debido a que era una figura pública, lo agarraban, lo ocultaban, lo internaban forzadamente en una clínica y luego decían que estaba de viaje. Esta vez, no era nada voluntario.

ANASTASIO SOMOZA, LA CONTRA NICARAGÜENSE, DANIEL ORTEGA Y ALEXIS ARGÜELLO

Los políticos de turno se aprovecharon de la fama y popularidad de Alexis Argüello, gran figura del boxeo profesional nicaragüense e internacional para la época. Tal vez fue el púgil más manipulado de todos, debido a su ingenuidad y bajo nivel cultural. Este legendario boxeador fue usado por los gobiernos con el propósito de atraer votos por medio de su popular imagen deportiva. Su amigo Donald Rodríguez, afirma que Alexis, casi siempre fue embaucado por terceros, motivado a la falta de astucia que tenía en asuntos políticos.

En ese ambiente, el primer acercamiento de Argüello con la política, fue con el dictador nicaragüense Anastasio Somoza. De esa situación emergen dos versiones; la primera, contada por su propio amigo Donald Rodríguez, quien refiere que René Molina, diputado somocista, invitó a Alexis, pero no para un mitin político, sino para una fiesta patronal. Su amigo, deja bien claro que no andaban con Somoza. A ellos no les importaba Somoza, ese día andaban de vagos, Alexis, el “Curro” Dosman, otro de los entrenadores de Alexis y él. Ellos estaban hospedados en un hotel en la localidad de Estelí. Aproximadamente a las 9.00 am descendieron de la habitación para desayunar en el restaurante del albergue, cuando de repente vieron venir la manifestación. El público reconoció a Alexis, se formó la algarabía y le pidieron que bajara hasta la calle. Alguien del grupo dijo; “tráele el caballo” y como Alexis era loco, se montó en el caballo y punto. Cabalgó un rato, le tomaron unas fotografías, luego se bajó diciendo: “me duele el culo, vámonos”. Eso fue lo que sucedió. Posteriormente esa fue la famoso fotografía a caballo que circuló en varios medios nicaragüenses.

La otra versión es que para ese día fue invitado a una localidad llamada Estelí, lugar donde se haría un evento político del cual según palabras de Alexis, él no tenía conocimiento. Durante el evento se hicieron varias fotografías donde aparece retratado al lado del dictador Somoza. Inmediatamente el púgil nicaragüense notificó a su manager, pero ya no había nada que hacer. El mal estaba hecho. Las fotografías fueron usadas con fines políticos. Argüello argumentó que el régimen de Anastasio Somoza lo manipuló y hasta lo estigmatizó al nombrarlo teniente de honor de su desprestigiada Guardia Nacional.

En otra oportunidad, el 8 de julio de 1979, se enfrentó y ganó la pelea contra Rafael “Bazooka” Limón. El evento se llevó a cabo en el Madison Square Garden de Nueva York. Para ese combate alguien le colocó sobre sus hombros una bandera del Frente Sandinista para la Liberación Nacional FSLN. No obstante este episodio, nadie impidió que el frente sandinista le confiscara todas sus propiedades.

En el año 1983, a manera de desquite, Alexis, viéndose víctima del sandinismo, decidió relacionarse con “La Contra” nicaragüense, grupo subversivo encabezado por Edén Pastora, con el que se dice tomó las armas. En una fotografía, aparece con traje de montaña y un fusil. Al respecto, su amigo de la vida, Donald Rodríguez, confirma tal aseveración, porque conocía bien al “flaco”, expresando que esa foto se la tomó porque deseaba colaborar en la desaparición del comunismo en Nicaragua. Visitó el campamento de “La Contra” como dos veces seguidas, sin embargo se desilusionó porque lo que palpó fue que los nicaragüenses se estaban matando entre ellos con armas rusas y estadounidenses. De éste acercamiento político se arrepentiría más tarde, y asumiría la responsabilidad de que ese fue uno de sus errores existenciales. Hasta tuvo la osadía de decir, que autorizaba al público para que le escupiera en la cara, si alguna vez lo veían metido en asuntos políticos.

Pasados varios años, los sandinistas regresaron al poder, en ese contexto Daniel Ortega, mandatario de Nicaragua, también se benefició de la popularidad de Alexis. Aún no se sabe con precisión si fue el sandinismo quien se aproximó a él para aprovechar su popularidad o fue Alexis, quien encontrándose con sus bienes expropiados por el mismo sandinismo, arruinado y sumergido en el mundo de las drogas, con un tenor de vida que le exigía dinero para estar al nivel que los fanáticos esperaban tuviera el mito. Por lo cual se acercó de la mano de un amigo, el ingeniero Francisco “Chico” López, a éste movimiento político por necesidad, llegando inclusive a aceptar las disculpas por parte de Daniel Ortega, debido a su comportamiento impropio durante un impase sostenido en el año 1979. Chico López, era el dueño del terreno donde funcionaba el instituto de rehabilitación Hodera.

En una oportunidad, Argüello afirmó que en lo personal jamás dudó de las palabras conciliatorias de Ortega, debido a que “solo un hombre que siente la necesidad de unir fuerzas se baja humildemente y pide perdón; un hombre consciente es aquel que verdaderamente se quita el sombrero y dice frente a frente, viéndote a los ojos: Perdóname, cometí un erro. También expresó que posiblemente el frente sandinista tenía “el deseo de reivindicarse” con aquel muchacho al que le quitaron todo lo que había ganado a punta de esfuerzo. El tricampeón tenía claro que su fama podía ser utilizada políticamente, pero afirmaba: “Si me van a usar para el beneficio de Nicaragua, bienvenido sea”.

En su nuevo rol de político, fue capaz de olvidar los años de exilio y las confiscaciones sufridas, para adherirse al proyecto “Tierra Prometida”, promovido por el frente sandinista.

Alexis, ingresó al movimiento sandinista como activista político para lanzarse como vicealcalde durante las elecciones del año 2004, siendo compañero de fórmula de Dionicio Marenco, quien refiere que “la campaña junto a él fue una experiencia muy enriquecedora para mí. Todo el mundo lo conocía. Todo el mundo lo saludaba y se sentía el enorme cariño popular hacia él”. Afirma que él era menos conocido y el nombre del tricampeón les llevó a ganar las elecciones cómodamente. Como vicealcalde, Alexis se focalizó en la promoción del deporte. Montaron el gimnasio de San Judas, el cual se convirtió en un semillero de boxeadores.

Su compañero de fórmula Marenco, afirma que mientras trabajó con Alexis, éste se destacó por ser muy buena persona. Nunca hubo discordia, porque era imposible discutir o tener alguna disputa con un ser humano tan buena gente. “Fue un gran amigo y un gran hombre”. Las cosas las tomaba con buen sentido del humor, sonreía siempre. Su sonrisa era muy propia, rumorosa, estallaba a carcajadas.

La noche del 6 de marzo del año 2008, con la anuencia de Daniel Ortega, Argüello llamó al diario La Prensa, para confirmar su candidatura como Alcalde de Managua, representando al frente sandinista. Para ese momento, Alexis expresó que él era un soldado y que fue seleccionado por el presidente porque sabía que haría un trabajo estupendo. Tiempo después, durante ese mismo año, “El Flaco explosivo” ganó las elecciones municipales rodeadas de un mayúsculo escándalo por fraude electoral, siendo nombrado Alcalde por el Consejo Supremo Electoral de su país. Se considera que ese fue uno de los casos mejor documentados de fraude político en América Latina. Alexis estuvo consciente de la manipulación de los votos a su favor y el día que lo dieron ganador, sintió vergüenza de salir en una caravana a festejar, sin embargo, el partido político donde militaba lo presionó para acudir.

Otro de los motivos por el cual Argüello no deseaba salir en la caravana para celebrar, era porque ya tenía roces con Fidel Moreno, quien luego de esos comicios, llegó a la Alcaldía como secretario general, montado en la plataforma política que significaba la imagen del tricampeón a nivel social.

Pasaron los meses y se hizo evidente que en la Alcaldía de Managua alguien mandaba más que el mismo Alcalde elegido fraudulentamente. En la municipalidad, los compañeros de trabajo ridiculizaban solicitando a Moreno para sentarse en la silla principal, no obstante esto, Argüello les seguía el juego, asumía una actitud irónica y reía sobre esas mismas burlas.

Fuentes periodísticas comentan que a la oposición política nicaragüense le chocaba la relación entre Argüello y el frente sandinista. Estaban claros que la intención del régimen era aprovecharse de su imagen y también tenían conciencia de que llegó al poder mediante el descarado fraude electoral. Para los periodistas que cubrían las noticias de la municipalidad, ese cargo de Alcalde “era un espejismo”. El tricampeón era utilizado como un “títere” del partido, todas las directrices venían desde arriba, del mismo Ortega, su esposa y la cúpula del FSLN, que todo lo pretendían controlar. Poco antes de morir, recibió la orden de ese movimiento para que renunciara a su cargo, sin embargo, Alexis gallardamente la rechazó.

El día viernes 24 de junio del 2009, mientras Alexis estaba de visita en Puerto Rico inaugurando un gimnasio con su nombre, Fidel Moreno, a sus espaldas promovió y encabezó la canallada de convocar a una sesión extraordinaria a nombre del Concejo Municipal. La reunión que pasó de dos horas tuvo como propósito modificar el presupuesto, crear dos nuevos distritos y otorgarle más poder a Moreno. Se rediseñó el organigrama a su conveniencia, desligando a Alexis de la mayoría de sus responsabilidades. Se decretó que el Alcalde no tendría autoridad para supervisar el funcionamiento de la Alcaldía. Solo Moreno tendría el poder para aprobar las adquisiciones y el control de los siete distritos de Managua. La decisión fue mayoritaria, a excepción de un solo concejal que estoicamente se mantuvo fiel al Alcalde Alexis. Finalmente el tricampeón solo manejaría los programas sociales, deportivos y los asuntos públicos. En pocas palabras, fuera del ring, le dieron un golpe bajo para sacarlo del juego del poder.

El día domingo por la tarde, Alexis regresó de su viaje a Puerto Rico y el lunes se presentó en la Alcaldía, sosteniendo un altercado con Fidel Moreno, donde hubo mezcla de puñetazos, sillas volando y muebles rotos. Seguidamente, Argüello salió de las instalaciones de la Alcaldía enojado. Al enterarse del percance, su hija Dora, quien trabajaba en la oficina de Asuntos Públicos de la municipalidad, intentó llamar varias veces a su padre, para conocer su paradero, pero éste no le contestó el teléfono.

El día martes, Alexis no asistió a su oficina de trabajo. El día miércoles 1 de junio, aproximadamente a las 2 de la madrugada fue hallado muerto en extrañas circunstancias. Ese día Nicaragua y la afición deportiva se despertaron con la funesta y confusa noticia que a los 57 años de edad, el tricampeón mundial de boxeo, Alexis Argüello, se había llevado un arma al pecho para dispararse en el corazón. Otra versión resalta que lo mataron.

La noticia corrió como pólvora; la gente se trasladaba desde los barrios pobres de Managua hasta la medicatura forense para comprobar la trágica noticia. Su hija Dora, se enteró por boca de la madre de unos de los escoltas de la Alcaldía, quien la fue a despertar hasta su casa para contarle la trágica noticia. Su amigo Donald Rodríguez, supo del fatal desenlace, porque la viuda Karla Rizo lo llamó desde el celular del tricampeón, por lo que pensó que su amigo había recaído, pero al escuchar la voz de su esposa, preguntó ¿Qué pasó? y ella le respondió, “Alexis se mató”. Un humilde joven vecino del barrio Monseñor Lezcano, lugar donde creció “El Rey del boxeo nicaragüense”, expresó: “siento que se fue mi hermano”. Tijerino, el cronista de su vida deportiva, escuchó la comunicación en la radio, expresando que fue como si “le quitaban las baterías al Sol”.

Por lo que respecta al reporte oficial del estado, a primeras horas de la mañana, en una emisora de radio controlada como el gobierno, Rosario Murillo, primera dama de Nicaragua, fue la portavoz gubernamental. Expresó “que Nicaragua estaba de luto”. Mencionó que su esposo “Daniel Ortega lamentaba la noticia” y que había desaparecido para siempre “el luchador de los pobres”.

Argüello estuvo durante cinco meses al frente de la Alcaldía de Managua desempeñando el papel de Alcalde de la ciudad. Su administración fue seriamente “cuestionada por abuso de poder, mal uso de los fondos públicos y negligencia”. Recordando que si alguien cometió tales atropellos, no fue precisamente el tricampeón, porque carecía de los poderes que se manejaban en los bajos fondos de la política socialista encabezado por Ortega, Murillo y sus secuaces del FSLN.

Miles de personas que no acudieron a votar por el Alexis candidato sandinista por la alcaldía de Managua en el año 2008, fueron fieles al mito del boxeador, hicieron largas e interminables colas bajo un sol inclemente, con el propósito de acercarse a su féretro y rendirle tributo con un último adiós, como el ídolo y héroe que fue. Era la última tristeza que el tricampeón le daba para siempre a Nicaragua y a la afición boxística.

Durante su entierro, centenares de nicaragüenses acompañaban el sarcófago que transitaba con su cuerpo por última vez las tristes calles de Managua, mientras coreaban “¡Alexis, Alexis!”. Ese día, la televisión local retransmitió algunas de sus épicas peleas que lo consagraron. El gobierno decretó tres días de duelo nacional. Un diario local título en primera plana: “Nicaragua pierde una gloria nacional”.

¿SUICIDIO O ASESINATO?

En medio de esta triste noticia emergen varias hipótesis. Algunos dicen que se suicidó, con su propia pistola nueve milímetros modelo CZ, mientras que otros consideran que fue un asesinato. Si fue un suicidio, aún permanece en medio de incertidumbres y enigmas.

Para Pilatti, cronista de la vida del “Flaco explosivo”, con relación a la hipótesis del suicidio, la muerte del tricampeón es una puerta que aún permanece abierta y cree que no será posible que en algún momento la sociedad nicaragüense pueda cerrarla para siempre. Ese fatal desenlace toda la fanaticada lo esperaba, pero no lo esperaba. Era “la crónica de una muerte anunciada”, su suicidio estaba bien documentado, ya que lo había confesado a sus amistades, a los periodistas que lo entrevistaron. Se lo confió a Tim Graham de ESPN, durante una visita al paseo de la fama en Canastota, Nueva York, a la periodista Lucia Pineda. Lo manifestó en el libro “Alexis, la leyenda” de Miguel Ángel Arcía. También se hizo público por medio de su familia, cada vez que le oyeron repetir su intención de acabar con su vida, y lo dijo él mismo cuando se expresaba “sin filtro”, acerca de sus depresiones, las adicciones y de las veces que deseó atentar.

Lo más extraño de todo es que para la fecha de tan nefasto y oscuro acontecimiento, parecía no haber motivos para tomar tal decisión. Gozaba de un buen trabajo, económicamente estaba bien, no era la estrella del boxeo de la actualidad, pero si se le reconocía su trayectoria deportiva en el pasado, y en especial tenía un hijo recién nacido de quien tenía la responsabilidad de proteger y ver crecer.

La tesis del asesinato toma fuerza, ya que días previos al acontecimiento, nadie vio triste a Alexis. Si estaba preocupado. Sus amigos más allegados afirman que el Alcalde les informó que tenía intenciones de renunciar a su cargo. Expresó que no quería estar en ese lugar, que prefería irse. Argüello sostuvo una comunicación con Eduardo Román, su íntimo amigo y manager durante su celebridad en el boxeo, una de las últimas personas en verlo con vida, a quien le confió que estaba por hacer algo, sin embargo jamás precisó de qué se trataba. Román lo calmó diciéndole que lo mejor era esperar al día siguiente para renunciar pública y “elegantemente”, casualmente lo haría el día de su muerte, por la noche “en el programa TV Noticias”, sin embargo, ese momento jamás llegó.

Su ex pareja Alicia Esquivel, lloró la muerte del campeón. Comenta que con Alexis vivieron los peores momentos de su vida. Sin embargo, éste jamás le comentó que se quería suicidar, “más bien quería salir adelante”. Desmiente la versión oficial de que Alexis se mató.

Los forenses que examinaron el cadáver del boxeador admitieron que su cuerpo presentaba lesiones y reconocieron como auténticas las fotografías que lo evidencian. El Dr. Zacarías Duarte, Director del Instituto de Medicina Legal de Managua para la época, sostuvo que en el informe se reportaron lesiones en la piel de la nariz, en el labio inferior y en el dedo meñique de su mano izquierda. No obstante todo, estas pruebas “no son coadyuvantes al proceso fisiopatológico que causó la muerte”. Estas heridas pudieron haber sido provocadas durante la caída de Alexis al piso.

Su hija, Dora Argüello, hasta la fecha, insiste en rechazar la tesis del suicidio de su padre. Las fotos demuestran que Alexis fue asesinado. Los forenses tenían la responsabilidad de informar a tiempo cualquier anomalía observada en el cuerpo de éste, “sin embargo no lo hicieron”. Las autoridades forenses nunca mostraron el rostro de su padre fallecido, solo se enfocaron en la entrada y salida del proyectil de su pecho. A ella no se le permitió reconocer el cuerpo de su progenitor en la morgue como es el deber ser, solo accedieron para que lo viera horas después, cuando ya estaba en el sarcófago, “vestido y super maquillado”.

Especialistas forenses independientes también cuestionaron el informe oficial, ya que el cadáver de Alexis, demostró múltiples traumas que llevan a pensar que esas lesiones fueron producto de un acto violento. Las fotografías mostraron “equimosis y edemas que evidencian golpes y lucha mientras Argüello aún estaba vivo”. “Hay hematomas en los hombros, como que alguien sostuvo a Argüello por detrás”. “Los golpes más notorios son los del hombro derecho, el del tabique nasal, la punta de la nariz y el labio inferior”. “En el tabique nasal se apreció hinchazón como si hubiese recibido un golpe de arriba hacia abajo, que le provocó hematoma, con herida y trauma, o sea una fractura”. Al momento de hacer la prueba de la parafina, la mano derecha de Alexis no contenía rastros de pólvora, producto de la detonación, sin embargo, los forenses alegaron que se debió a que dicha mano fue cubierta con su mano izquierda al momento de apretar el gatillo. Por lo relatado, usó ambas manos para proceder a consumar el hecho.

La muerte de Alexis, es todo un enigma que conjuga la teoría del suicidio con la del asesinato. El mismo gobierno se encargó de fomentar el misterio, ya que le echaron tierra al asunto negándose a profundizar las investigaciones sugeridas por la familia de Argüello, quienes solicitaron en numerosas oportunidades la revisión de las evidencias ante las autoridades respectivas. Para aumentar la suspicacia acerca de este evento, “incluso apareció una carta apócrifa supuestamente escrita por Argüello en computadora antes de tomar la decisión de quitarse la vida por las «presiones» que recibía de parte del gobierno sandinista”. El caso no fue reabierto para despejar las dudas para siempre.

Para su hija Dora, “alguien jaló del gatillo, pero ese alguien no fue Alexis Argüello. A él le estaban quitando el poder y cuando mi papá se dio cuenta de eso, iba a llamar a una conferencia de prensa para anunciar a todo el mundo que iba a renunciar”. Según la hija, su última voluntad consistió en que sus restos fueran cremados y las cenizas arrojadas al mar, “Que me lleve el viento”, solicitó. Motivado a las raras circunstancias que rodearon su muerte, no fue posible complacerlo en su petición. Dora, espera en algún momento esclarecer el misterio de su partida del mundo terrenal, para exhumar su cuerpo, incinerarlo y lanzar las cenizas en San Juan del Sur, la playa donde se conocieron sus padres.

En fin, esa conducta de acercamiento al movimiento sandinista por parte de Alexis fue interpretada por muchos como una traición a sus propios principios, por otro lado también se percibía como los pasos en falso con los que Alexis marchaba en su vida alejado del mundo del pugilato. Esta decisión de aceptar ayuda o solicitarla a quienes les arrebató todo, es concebida como una paradoja en la vida de éste boxeador, que puede permitir diferentes interpretaciones, sin embargo la mayoría concuerda que fue un error. En torno al suceso, hay muchas conjeturas, sin embargo, su alma continúa penando entre dudas y misterios.

VIDA FAMILIAR

Alexis tuvo una convulsionada vida de pareja. “Se enamoraba fácilmente y se casaba rápido”. Se casó cinco veces y los tres primeros matrimonios coincidieron cada uno, con cada título mundial alcanzado. El cronista deportivo Edgar Tijerino, en una de sus obras dedicada al tricampeón titulada “El ídolo no muere”, le dedica un capítulo llamado; «Me caso, luego existo», donde narra su vida sentimental con las mujeres que se le acercaron.

Su primera pareja se llamaba Silvia Urbina, una chica joven, blanca y delgada, a quien conoció durante un paseo a San Juan del Sur. Cuando comenzó el noviazgo, el papá de Silvia no aprobaba la relación, por considerar que Alexis era un vago que se la mantenía nivelando calles y jugando béisbol. Cuando se juntaron como esposos, Alexis no se había coronado aún como campeón del mundo, por lo que le tocó vivir de manera humilde por lo referente a la economía familiar. El acto de la boda se realizó de manera “modesta”. Con Silvia procreó dos hijos; Alexis Junior y Dora Alejandra Argüello, protagonista y vocera de muchas de las anécdotas redactadas en este manuscrito.

Posteriormente Alexis se divorció de Silvia y conoció a Patricia Barreto, Durante esa época la revista Acuario había seleccionado a Alexis como “el soltero del momento”. Patricia era considerada en el medio como una chica muy “guapa”. Para esa ocasión Alexis mandó a preparar una boda pomposa, con “bocadillos y champan”. De esa unión nació André.

Luego de separado de Patricia, conoció en Miami en el año 1978, a Loretto Martínez, con quien duró bastante tiempo unido. Ella era “alta, esbelta, amable, dispuesta a sonreír”. Con esa mujer obtuvo “comprensión, tranquilidad y asesoría adecuada”. Unido con ésta pareja, Alexis sentía que había encontrado el verdadero hogar, sin embargo, ésta relación también terminó en separación. De ellos nacieron Roberto y Diego.

Seguidamente, a principio de los años 90’, en un restaurante conoció a Alicia Esquivel, con quien compartió durante 14 años, incluyendo la etapa de las adicciones. De esta unión nació César Benjamín y también adoptaron a Sixela, cuyo nombre significa Alexis al revés.

La última pareja de Alexis fue Karla Rizo, se conocieron cuando él estuvo a cargo del gimnasio Róger Deshon. Karla estuvo con el campeón durante la última de sus noches y fue una de las últimas personas que lo vieron con vida. Ella tiene mucha y valiosa información que algunos consideran podría despejar las dudas acerca del motivo de su muerte. De ese breve matrimonio nació Andrés.

LA CONSAGRACIÓN BOXÍSTICA UNIVERSAL

Alexis Argüello, fue “el único campeón mundial que jamás perdió sus títulos”. Su leyenda reposa en el Salón de la Fama del deporte de Nicaragua y en el Salón de la Fama Internacional de Boxeo en Canastota, Nueva York, destacando como uno de los inmortales. Llevó el estandarte de Nicaragua durante el desfile para los Juegos Olímpicos de Beijing. Fue uno de los personajes influyentes y atleta del siglo XX en Nicaragua.

En seis oportunidades boxeó en calidad de retador aspirante por la corona mundial en diferentes divisiones. Sucumbió tres veces y triunfó en otros tres momentos. Dejó un intachable palmarés de 85 combates realizados, ganó 77 peleas, de las cuales 62 por la vía del nocaut. Perdió en 8 ocasiones, 4 de ellas por nocaut. Su problema con la balanza, lo obligaba a saltar de división.

El cronista deportivo uruguayo Cherquis Bialo, tuvo el honor de clasificar a Alexis Argüello como el octavo mejor boxeador de todos los tiempos. Alexis boxeó desde 1974 hasta 1983, permaneció durante 9 años dentro del mundo de las 12 cuerdas. Por su actuación en el ring, era capaz de paralizar por completo a toda Nicaragua y parte de la afición boxística fuera de sus fronteras. Fue considerado una de las pocas alegrías nacionales en su país. Desde su debut, los nicaragüenses lo enaltecieron como un mito del deporte nacional.

Siempre se comportó de manera responsable con su familia. En el exilio, jamás olvidó a sus padres. Después de cada pelea se encargaba de darle al periodista y amigo Juan Navarro, entre cinco mil y diez mil dólares para que se los entregara personalmente en sus manos.

Alexis Argüello, fue considerado por algunos como un personaje constructor de alegrías para la fanaticada y en especial para Nicaragua, mientras que para otros fue el maestro del caos. El día de su muerte, le dedicaron unas estrofas de Rubén Darío, otro gran personaje de esa nación. El texto expresaba lo siguiente: «Es algo formidable que vio la vieja raza: robusto tronco de árbol al hombro de un campeón.»

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Argüello, A. (2019): Récord. Recuperado de: http://boxrec.com/en/boxer/2179

Benavides, C. (2017): Boxeo: El legado de Alexis en la historia. Recuperado de: http://diariometro.com.ni/deportes/136264-alexis-arguello-boxeador-nicaraguense/

Del Cid, A. (2017): Alexis Argüello: aquel muchacho loco. Recuperado de: https://www.laprensa.com.ni/magazine/perfil/alexis-arguello-aquel-muchacho-loco/

Giraldo, J. (2017): La puerta falsa de los héroes. Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. USA.

Pilatti, B. (2017): Alexis Argüello: El exilio, la droga y el regreso a Nicaragua. ESPN Digital. Recuperado de: http://www.espn.com.ve/boxeo/nota/_/id/3031118/alexis-arguello-el-exilio-la-droga-y-el-regreso-a-nicaragua

Pilatti, B. (2017): La gloria, la política y el nacionalismo tóxico afectaron a Argüello. Recuperado de: http://www.espn.com.ve/boxeo/nota/_/id/3021048/la-gloria-la-politica-y-el-nacionalismo-toxico-afectaron-a-arguello

Pilatti, B. (2017): Línea de tiempo de Alexis Argüello. ESPN Digital. Recuperado de: http://www.espn.com.co/boxeo/nota/_/id/3013422/linea-de-tiempo-de-alexis-arguello

Pilatti, B. (2017): La muerte de Alexis Argüello y su enigma: ¿Suicidio o crimen? ESPN Digital: Recuperado de: http://espndeportes.espn.com/boxeo/nota/_/id/3068614/la-muerte-de-alexis-arguello-y-su-enigma-suicidio-o-crimen

Pilatti, B. (2017): Alexis Argüello, las luces y las sombras de su legado. ESPN Digital. Recuperado de: http://espndeportes.espn.com/boxeo/nota/_/id/3013319/alexis-arguello-las-luces-y-las-sombras-de-su-legado

Romero, E. (2015): Seis años de dudas. Diario La Prensa. Recuperado de: https://www.laprensa.com.ni/2015/06/29/nacionales/1858200-alexis-arguello-seis-anos-de-dudas

Salinas, C. (2009): Muere Alexis Argüello, alcalde de Managua y tres veces campeón mundial de boxeo. Recuperado de: https://elpais.com/internacional/2009/07/01/actualidad/1246399219_850215.html

Tijerino, E. (2007): ¿Qué tomó Pryor? El Nuevo Diario. Recuperado de: http://www.elnuevodiario.com.ni/deportes/2003-que-tomo-pryor/

Tumbrl (2013): La historia entre 16 cuerdas: Argüello, Pryor y la misteriosa botella negra. Revista Digital. Recuperado de: http://entre16cuerdas.tumbrl.com/post/57825987748/argüello-pryor-y-la-misteriosa-botella-negra

12 comentarios sobre «La historia del boxeo: Poder Y Pugilato»

  1. Mi estimado Dr Loaiza, cada entrega suya es más exigente y complicada dado los personajes implicados. En este caso, referirse al flaco explosivo Alexis Arguello, es intrincarse en un sin fin de momentos que solo dentro del ensogado se comprende por cuatro motivos específicos: (1) su tamaño, (2) sus largos brazos, (3) su rostro triste y (4) su frialdad para golpear. Desde sus comienzos, y en eso su narración y descripción es perfecta, llamó la atención por esa forma de boxear tan erguida pero que le era suficiente para evadir muchos golpes y golpear seguidamente a su adversario hasta desplomarlo. Muchos entrenadores sostienen que sus puños eran tan letales que los contrincantes referían finalizadas las peleas que sentían como si fuera una pata de cabra cuando los golpeaba el flaco Arguello. Leonel Hernández, boxeador venezolano sucumbió al feroz ataque que le propinó Arguello y tardó meses en recuperarse. Su escalada al estrellato del boxeo nunca se dudó como tampoco su estrepitosa derrota ante Pryor. En mi opinión, las derrotas ante Pryor se suceden más por la falta de preparación y el uso de las drogas que por otras razones. En ambas peleas nunca fue el flaco que uno había gritado tanto al punto que sorprende a Pryor con derechazo bestial y no pudo rematarlo. Se veía torpe, pesado y falto de distancia lo cual para Pryor más joven y en su peso natural era una inmensa ventaja que aprovechó muy bien pues se repuso y la historia cambió para Arguello. Antes de la primera pelea como en la segunda no era ni la sombra de aquel que se vio pelear contra un Púa Olivares, Escalera, Watt y tantos otros. Dentro del mundo del boxeo todo parece indicar que los intereses y mañas están siempre a la orden del día y la excepción no fue el Flaco quien fue utilizado para otros fines manchando su honor y prestigio. Sucumbir ante Pryor con la bebida misteriosa que le propinaba su esquina, fue parte del entrincado juego que le montaron para que entrara sin ninguna garantía de salida con éxito. A partir de allí, cambió la vida del Flaco; entrar en conchupancia política en su país fue un acto más de manipulación y publicidad que de actitudes para resolver problemas de las comunidades. Verlo deambular, borracho o drogado y mal oliente era ver al ídolo muerto antes de tiempo y eso lo sabía el mundo político y gubernamental en Nicaragua. Ciertamente vivió pendiente de sus padres y familia pero nunca superó la tristeza de ser un hombre nacido en pobreza y que ciertamente sus pocos amigos reales intentaron rescatarlo mas no pudieron. Su muerte, aún incomprendida, marcó en el mundo del pugilato una afrenta desigual entre la gloria del tricampeón y la morbosidad política que se movió detrás de su figura pública. Arguello, amó su nación y la llevó dentro de su corazón profundamente. Recordarlo es como si hubiese visto sus peleas y sus brazos al aire en señal de triunfo. Gracias Dr Loaiza.

    1. Dr. González, aprecio mucho su comentario por saltar del límite de lo social hasta instalarse en el ringside de lo psicológico. Se involucra con facilidad con el personaje. Muy acertadas cada una de sus observaciones con tendencia a la crónica , que juntandose con la lectura principal, terminan de la mano para enaltecer al «Flaco explosivo».

  2. Dr Arnoldo cada historia tiene un elemento en común que se repite en diferentes épocas y escenarios, el talento y la actitud para salir de la pobreza y el poder político y económico que impone su naturaleza esclavista. Donde el estado y quien lo ocupa sacan el mejor beneficio para sus interés propios, que duro debe ser para atleta enfrentar esta realidad cuando tiene tiempo para reflexionarlo. De nuevo té felicito por tu capacidad de síntesis en los eventos y vida de estos grandes del boxeo.

    1. Gracias Henry por tus comentarios. Infelizmente en este deporte el aspecto social ha jugado un papel dominante. Cosas del analfabetismo en los pugiles y el analfabetismo emocional de los mandatarios, para aprovecharlos sin un minimo de respeto a la dignidad humana del atleta ,que con todo y sus defectos cubrió de gloria las paginas doradas de ese deporte en sus respectivas naciones.

  3. El flaco fue un excelente boxeador, con gran estilo tanto de ataque como de defensa. Su record habla de lo grande que fue este boxeador nicaragüense de gran estilo y efectividad. Lamentablemente, como otros, su nivel de formación permitió nuevamente la manipulación y utilizacion de su fama con fines políticos (cuando no) por los gobernantes de turno. Ademas de verse inmerso en el submundo de la droga y sus excesos. Por supuesto estas circunstancias no le quitan absolutamente nada de su grandeza como pugilista. Su partida terrenal será siempre una incógnita. Nuevamente gracias Arnoldo por este aporte a la historia del pugilato.

    1. Gracias Samuel por tu comentario. De nuevo otra leyenda del pugilato manipulado por los hilos del poder. Los nicaragüenses y los fanaticos del boxeo tienen pendiente en el conciente colectivo el esclarecimiento de la desaparición del «Flaco Explosivo», leyenda que escribió con sus guantes la historia dorada del boxeo profesional.

  4. Excelente biografía de quien no tuvo la oportunidad de enterarse de la trascendencia de su legado,no sólo para el deporte de los puños,sino como ejemplo a otras generaciones.La pobreza ligada al bajo nivel cultural lo llevaron a surgir al punto de convertirse en tricampeòn
    Mundial del Boxeo en distintas categorías dicho sea de paso..Enaltecer su nación,bañarse de gloria la cual fue aprovechada hábilmente de manera inescrupulosa por los «amigos de turno»y escudarse en lo que representaba para su pais,lo que les abono el terreno para ganarse la confianza de las masas y de esa manera hacer política escudándose tras su figura.A pesar de haberlo perdido casi todo por sus adicciones ,le manifestó a su amigo de siempre Donald Rodríguez nunca atentaria contra su vida,pero por el contrario en varias ocasiones hizo público el deseo de suicidarse,hago referencia a esto último por las oscuras circunstancias que rodearon su muerte,tal vez fue una oportunidad que sus detractores vieron y encubrir su muerte con el suicidio,todo se conjuga para encubrir la verdadera causa de su deceso,el no reconocimiento de todas las pruebas forences,el no permitir que sus familiares reconocieran el cadáver en la morgue y un sin fin me de razones mas,hacen que»su muerte sea una puerta abierta la cual va a ser imposible de cerrar.»

  5. Muy agradecido Dr. Erwin Valbuena por sus precisos comentarios. Ciertamente la muerte de esta figura deportiva es una puerta abierta que mantiene la sociedad nicaragüense y su déspota gobierno tiene pendiente. Infelizmente en este mundo deshumanizado, los ganadores escriben la historia. Esperemos a que la justicia divina les cobre sus deudas a estos dictadores.

  6. Exelente narrativa te juro que fui un gran admirador de Alexis eramos tocayos me impresionaba mucho que a todos los cortaba como si tuviera tijeras en los puños yo me senti muy mal con la derrota frente a Prayor me sigo alimentando mis conocimientos del boxeo con tus articulos gracias un abrazo

  7. gracias Alexis por tus comentarios. Me siento útil sirviendo de memoria para recordarte aquellos momentos dorados del Boxeo. Sin duda Alexis Arguello fue una leyenda del boxeo durante el siglo XX.

  8. Hermano, cada dia aprendo mas sobre el mundo boxistico y «politico» gracias a tu excelente narracion. Y por lo q lei y creo Alexis fue asedinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.